04. Blouse. Un sueño estéreo

¿Por qué últimamente he estado tan adicta a la música de Blouse? Confieso que los conocí hace poco tiempo, pero me bastó con escuchar un sólo tema de ellos –“Videotape”– para acercarme a su sonido de inmediato. Luego vino su disco homónimo, el que terminó de enamorarme.

Blouse es un proyecto originario de Portland, Oregon, que recuerda un poco a bandas como Summer Camp o incluso a Beach House, todo gracias a ese sonido envolvente llamado dream-pop. Me gusta el concepto… También tienen un aire de mis ochenteros favoritos: Cocteau Twins.

El disco entero de Blouse está interesante. Te agarra, te atrapa, te envuelve y te invita a soñar en estéreo.

Un poco de historia: Blouse se formó cuando la guapa Charlie Hilton y Patrick Adams se conocieron en Los Angeles, estudiando arte. Comenzaron a grabar demos y, al poco tiempo, se les unió el productor Jacob Portrait (Dandy Warhols, Starfucker). ¿Qué diferencia tiene Blouse con cualquier otra banda que haga dream-pop? La obsesión. La fijación con el pasado, con los ochenta. Esto se puede escuchar y se sentir en cada uno de sus teclados, y también en sus letras. Es irresistible.

Mención aparte merece la delicada voz de Charlie Hilton, con cierto aire depresivo que me hace pensar en Ian Curtis. Cada canción tiene esa onda melancólica, nostálgica, oscura… Sensación envolvente y ensoñadora de un pop bastante fiel a esa época ochentera, que ellos no alcanzaron ni a conocer porque son demasiado jóvenes.

Destaco las canciones “Firestarter”, “Into Black”, “Controller”, “Ghost Dream”, “Roses”… En fin, el disco entero de Blouse está interesante. Te agarra, te atrapa, te envuelve y te invita a soñar en estéreo.

Los mejores regalos de la vida vienen en forma de música. Conéctate a Grooveshark, búscalos, déjate atrapar.

por Verónica Calabi
  • Neto

    Súper, lo mejor que he escuchado desde hace tiempo en este estilo. saludos