02.-Galán-de-DM

Pablo tiene 34 años, vive en Osorno y –como muchos varones chilenos de su edad y condición socioeconómica– pasa casi el 80% de su día en Twitter, donde existe con el nombre de @pabmard1976 y avatares diversos con la cara de Gene Hackman, su actor favorito de niño. Es divertido, tiene un humor negro y la mayoría de las veces es muy cruel, sobre todo con gente que no conoce: famosos, políticos y artistas. En su breve biografía, se define como cultor del “odio creativo”, que equivale a ser “choro”.

Pablo es abogado y, en su vida secreta (o real), lleva las cuentas de varios ricos agricultores de la zona. Pero, claro, jamás lo contará. Tampoco que tiene un buen auto, una bonita casa con vista a los volcanes y una desastrosa vida amorosa (se separó al año de casado y, desde entonces, ha dado bastante pena). Y Pablo se ha hecho popular en Twitter, lo retuitea gente que respeta (músicos, periodistas, escritores, sujetos y sujetas inteligentes y también insoportables) e incluso una vez apareció en la página editorial de la Tercera y dos veces en LUN, ambas por algo relacionado con Piñera y encuestas. Claro, no lo invitaron a 140scl y eso le duele, aunque jamás lo confesará.

@pabmard1976 tiene más de 6 mil seguidores –lo que es bastante para ser un don nadie–, pero no lo suficiente como para ser pagado por una marca de cerveza, de esas que te tratan de “friend” o de las que hacen fiestas en playas falsas sobre estacionamientos feos. Le juega en contra no ser de Santiago, frustración que él camufla muy bien del más fácil de los modos: odiando a los santiaguinos.

¿Por qué crees que los pegados con Twitter somos hombres, mayoritariamente heterosexuales, tenemos más de 30 y en su mayoría estamos separados o cagados de la cabeza?

Pero sobre todo, Pablo es un galán del DM. Él mismo se define así con sus amigos. Y es verdad. Si uno sigue su TL, descubre que lo retuitean harto algunas de las chicas más lindas de esta pista. Da envidia, lo reconozco. Y no sólo eso; a ratos, desaparece de pantalla y se esconde en largas cadenas de DM con algunas de las tuiteras más apetecidas por la comunidad de los 140 caracteres. Lo sé porque me manda DM contándome…  Le funciona. El tipo es un encanto y es bueno escribiendo. Me consta. Siempre me ha constado. Lo conozco del colegio; iba dos cursos abajo del mío y, entonces, ya manejaba bien el arte del “bla bla”. Un gordo rucio y feo que nadie se explicaba por qué siempre tenía pololas tan lindas. Pero, claro, una niña bonita del sur no es lo mismo que jóvenes actrices nacionales que –como sostiene– son su especialidad.

– Buscan sorprenderse, y yo las sorprendo –me dijo hace tres semanas, cuando me llamó para saber de mi vida y otras yerbas.
– No siempre –le contesté, con el conocimiento de que más de una de sus conquistas tuiteras se convirtió en aventura muy rara, con la “DMada” (o sea deamada) en cuestión arrancando y acusándolo de stalker. Si cierta guapa conductora radial local hiciera públicos los mensajes directos de @pabmard1976, la popularidad de mi amigo se iría bastante a la cresta. Y él lo sabe. Pero como éste es un mundo de Bilz y Pap, le da lo mismo.
– Yo con actrices, chao –le contesté–. Pololeé dos años con una, y paso. Lo mío son otras ciencias sociales…
– Galán de DM –me devuelve.
– Estoy aprendiendo del mejor.

Luego, me preguntó si podía alojarlo el fin de semana. Una de sus “twitpololas por DM” lo había invitado a una fiesta bien taquilla, y el friky se calentó con la idea. Es decir, no sólo con la idea.

– Mi casa es su casa, compañero. ¿No eres alérgico a los gatos? Tengo una.
– Lo sé, y no soy alérgico a nada. Gracias por recibirme. Podrías acompañarme a la fiesta.
– Paso.

Y el galán de DM fue a la fiesta, con ropa nueva y zapatillas retro (de la marca que auspiciaba el evento, de hecho). Su estreno en sociedad en el mundo real. Y eso pasó: mundo real. A las dos horas, tenía un mensaje en mi celular: estaba en la barra del Liguria, tomando cerveza, solo. Partí a buscarlo y a tomar cerveza. Ocurrió lo que tenía que ocurrir: propiedad conmutativa, el orden de los factores no altera el producto. Llegó y no conocía a nadie. Según él, había pura gente famosa –de la tele y las teleserie, de la música y los musicales– y, claro, se puso nervioso, transpiró mucho, se rascó el cuello hasta dejárselo rojo y, aunque habló harto con la chica de los DM, ella andaba rodeada de amigas y nunca los dejaron solos.

– Igual hubo onda.
– Siempre la hay, pero de la onda a lo real hay una órbita bastante amplia…
– ¿Por qué hablas redactado?
– Es mi columna; tengo derecho a hacerlo. Bueno, ¿qué pasó?
– Fui a buscarle una copa de champaña, brindamos, pero no fue lo mismo.
– Claro que no fue lo mismo. Es como esa gente que se saluda por Twitter como si fueran los mejores amigos del mundo, y ni se conocen. Esto es una fantasía ­–le enseñé TweetDeck abierto en mi celular–, una gran y entretenida mentira.
– Muy patético.
– Nooooo, esto no tiene nada que ver con ser patético. De hecho, todo lo contrario. Es volver a tener 15 años, regresar a tercero medio, ilusionarse como pendejo. ¿Por qué crees que los pegados con Twitter somos hombres, mayoritariamente heterosexuales, tenemos más de 30 y en su mayoría estamos separados o cagados de la cabeza? Porque es como una segunda oportunidad. Puedes ser listo, el mejor para la pelota y coquetear con la chica más linda del baile. Y coquetear en serio, onda que te salte el corazón y todo. ¡Mírate! Tú viniste de Osorno y todo, y te puede haber ido mal, pero fuiste un pequeño rey por media hora… y eso es mejor que ser tonto una vida entera, tal como decía el gran Rupert Pupkin. Filo, fue, terminó. Hace un año, con cueva te conocía y admiraba tu ex; ahora, para un montón de anónimas ricas, eres una fantasía. Mantente así. El galán de DM no debe salir de esa columna.
– El único galán real de DM es David Gahan.
– Eso fue fome.
– …
– Muy fome.
– Demasiado. Salud por eso.
– Salud.

Esta historia es casi imaginaria. Pero eso da lo mismo; todas las historias lo son.

por Francisco Ortega
  • Gonzalomartinez Net

    Que escribes bien, Ortega por la cresta. Que buena columna. Un abrazo.

  • Anónimo

    buena

  • Gabriel Rodríguez

    es verdad, pucha que escribes bien! Muy buena columna, y me estoy degustando “El Horror de Berkoff”. Maestro!

    Saludos, G-

  • Iuloutiouoliululo

    Ta buena. Lo mejor: “– ¿Por qué hablas redactado?”

  • http://twitter.com/dnl_inostroza Daniel Inostroza

    Notable tu columna, primera vez que te leo, pero me arrancaste una tesis que ya traía hace rato entre manos… twiteros, mayoría hombres, mayoría sobre 30, mayoría vidas sino destrozadas, pero sin mucho brillo, que buscan en este recurso su “media hora de fama”; y lo más triste es que es fantasía, todo.

    Para los únicos que twitter cuenta, y que lo transforman en un hecho real, es para los periodistas, y analistas que trabajan en los medios, que lo han ungido de atributos y relevancia que no tiene…  lo mismo que hicieron con las encuestas de opinión, que como foto de un momento anda bárbaro, pero como hecho real sobre el que tomar posición y modificar opiniones y conductas….

  • Alobos75

    Weeena. Excelente!

  • http://twitter.com/monicarolin Mónica Torres

    Entretenido relato. Es verdad que en twitter tod@s son min@s o galanes. Es otro mundo, donde opinas lo que sea, mandas DM y da lo mismo. 

  • Camila

    muy buena!!!

  • http://www.facebook.com/clSAP Sergio Palacios Pavez

    notable!… un golpe directo al ego de muchos… los cuales claramente jamás lo admitirán! jajaja

  • http://twitter.com/richardvinet Richard Vinet

    Maravillosa!!! 

  • http://twitter.com/jifriedlaender Javier Friedlaender

    Una segunda oportunidad, de las mejores descripciones que me han dado de twitter, corta y concisa. Algunos queremos (me incluyo a veces) solo darnos a notar. Cuando la cosa no anda muy bien afuera, siempre está la opción de que un tweet se escuche más fuerte y poder sacar lo que está bien gritarle al mundo.
    Una bonita fantasía. Lo peligroso es cuando se olvida su calidad de fantasía.
    Como tal vez hubiese dicho hoy Pedro Calderón de la Barca:
    ¿Qué es Twitter? Un frenesi.
    ¿Qué es Twitter? Una ilusión
    una sombra, una ficción;
    y el mayor bien es pequeño;
    que todo twitter es un sueño
    y los sueños, sueños son.
     

  • recordex

    buena columna, me recuerda a varios hombres twiterillos que se juran minos y no salvan a nadie.

  • Pingback: MUNDO TWITTER: EL GALAN DE DM « Fortegaverso